Los franceses tienen un sentido de la ergonomía muy peculiar. En el caso de Renault tenemos sonados ejemplos como pasar de AM a FM en un Fluence, acción tan compleja que termina requiriendo un Doctorado en el MIT. Pero ahora, la marca del rombo sumó a sus gamas Sandero, Stepway y Duster el Media Nav. Analizamos su funcionamiento en la vida real y aprovechamos para probar la versión 4×2 de su SUV estrella.

a

Diseño e interior

Ya analizamos oportunamente el Duster en la prueba realizada a la versión 4×4, pero como dice Mirtha Legrand, el público se renueva, así que no está de más una revisión rápida.

Estéticamente luce como un Sandero Stepway que recibió un fuerte tratamiento con esteroides. La similitud (comparten plataforma) está la sección central y se aprecia claramente en las puertas. Luego, los cuatro guardabarros han sido fuertemente ensanchados y ambos frentes tienen personalidad propia, con ciertos guiños a Nissan, marca aliada de Renault y fuertemente ligada al mundo de los todoterreno.

La cabina y el baúl son tremendamente amplios, la única crítica en este aspecto es la falta del cinturón central de tres puntos en el banco posterior. La calidad de los plásticos corresponde a los compactos made in Mercosur, duros y de poco atractivo visual, aunque el conjunto luce sólido gracias a la poca cantidad de juntas y empalmes. Los tapizados son interesantes y hay varios biseles cromados y decorados grises, como el que bordea la nueva gran pantalla en el centro del tablero.

Media Nav

Este sistema combina conexiones USB, plug-in (Aux) y Bluetooth con audio streaming (puede reproducir música vía inalámbrica desde dispositivos como iPods o smartphones), y navegador satelital (GPS) todo controlable desde una pantalla táctil de 7”.

Lo primero que hay que destacar es la buena velocidad del sistema para recorrer los diferentes menús. A esto debemos sumarle la facilidad para navegarlos gracias a su práctica y simple presentación. A veces hay que dar alguna vuelta extra para pasar de un lado al otro, aunque en general es simple; por ejemplo, mientras utilizamos los mapas, hay un botón grande que nos lleva directamente a la música que estamos reproduciendo.

En el caso del GPS, es fácil cargar una dirección (aunque en zonas poco pobladas puede no dejarnos introducir el número –altura- deseado) y el sistema nos guía fácilmente, a veces avisando muy sobre la maniobra.

En la radio es fácil asignar memorias para luego pasar de una a otra desde el típico control remoto de Renault situado en la columna de dirección. La música no suena Hi-Fi, pero tiene suficiente poder y calidad.

Vincular un celular es fácil y hacer una llamada también ya que se puede usar un teclado completo para buscar el contacto deseado.

En el concesionario de Renault Argentina se podrán encontrar todos los modelos y también autos usados para apreciar el confort y su diseño.

Las dos quejas están en la ubicación muy baja de la pantalla que obliga a apartar mucho la vista del camino, por lo que es recomendable dejarse guiar por alguna de las voces del navegador y hacer operaciones más complejas cuando el auto está frenado. La otra está relacionada con el sol que en determinados momentos del día dificulta la visibilidad de la pantalla.

Duster 2.0L 4×2 en marcha

Este SUV puede parecer grande, pero es sin dudas un vehículo compacto ya que comparte plataforma (B0) con los Sandero y Logan. En el caso de la versión 4×4 la suspensión es multibrazo, en el resto por el clásico y simple sistema de brazos interconectados.

El confort de marcha es bueno y se agradece en ruta que Renault haya agregado un poco de rigidez a las suspensiones, que normalmente pecan de muy blandas en los compactos de la marca. El embrague empalma muy arriba y la dirección es pesada, comandada por un volante extraño ya que el centro sobresale respecto de la línea del aro.

El motor 2.0L 16V de 135 CV es algo remolón en baja y tiene buena potencia para impulsar al Duster en ciudad y ruta. Una de las caras negativas es su consumo elevado, tanto en las urbes como en ruta viajando a velocidades legales constantes.

En caminos abiertos se agradece que la relación final sea más larga que en la versión 4×4, pero igualmente llama la atención que un vehículo con 6ª y motor grande necesite casi 3.000 giros para moverse a 120 km/h de velocímetro.

http://noticias.autocosmos.com.ar/2013/05/10/prueba-renault-duster-20l-4×2-media-nav